La importancia del cepillo de dientes y el cepillado

importancia del cepillo de dientes clinica dental achutegui amara donostia san sebastian dentistas

Está de más decir que una buena higiene bucal es fundamental para nuestra salud dental, pero aun así, la boca y los dientes continúan siendo algunas de las partes de nuestro cuerpo más descuidadas.

Si dejamos de lado la higiene bucal, no solo estamos abiertos a problemas y enfermedades de las encías o caries, las cuales nos podrían suponer la pérdida de una o más piezas dentales, sino que también estamos abiertos a agravar problemas mayores como son las enfermedades de corazón, la diabetes, dificultar el embarazo, etc.

El objetivo de la higiene oral es la eliminación mecánica y química del biofilm de forma regular. Para realizar una higiene bucal correcta se debe cepillar como mínimo 2 veces y pasar el hilo interdental 1 vez por día.

¿Cómo elijo un cepillo de dientes que se adapte a mis necesidades?

Los cepillos de dientes tradicionales se clasifican por su tamaño y dureza de sus cerdas. Deberemos elegir uno que se adapte al tamaño de nuestra boca y que tenga un cabezal pequeño que nos permita maximizar la limpieza.

Para la mayoría de pacientes se recomienda cepillos de cabezal corto con corte recto y con cerdas de nylon, de blandas a medianas, terminadas con forma redondeada y dispuestas en 3-4 filas de penachos. Los cepillos de cerdas duras pueden resultar demasiado abrasivos produciendo daño tanto en los dientes como en la encía.

Es muy importante controlar la fuerza con la que aplicamos el cepillo sobre nuestra boca. De la misma manera lo es también la abrasividad de la pasta dentífrica. No olvidemos que se trata de una parte muy sensible de nuestro cuerpo y debemos cuidarla como tal.

Es recomendable que el mango del cepillo sea antideslizante y que tenga el cuello flexible, para evitar lesiones. Debe ser un cepillo cómodo y seguro.

Otra opción a tener en cuenta son los cepillos eléctricos. Con ellos no hace falta hacer movimientos físicos para conseguir una limpieza profunda, sino que basta con realizar ligeros movimientos sobre los dientes y que su cabezal actúe por sí mismo sobre ellos.

Diversos estudios han demostrado que no existe una clara superioridad entre el uso de un cepillo manual y un cepillo eléctrico, siempre y cuando la técnica se realice correctamente. Sin embargo, se ha demostrado una motivación superior por su facilidad y un tiempo de cepillado mayor con el uso del cepillo eléctrico. Por otra parte, necesitan una estación de carga, son más propensos a romperse en caso de caída y su precio es más elevado.

Igualmente, tanto los cepillos eléctricos como los manuales se deberían cambiar cada 3 meses.

En cualquier caso, tanto el cepillo tradicional como el eléctrico son apropiados para realizar una limpieza bucodental si se realiza un buen cepillado. Sin embargo, para realizar una higiene oral mejor, se debe complementar con la higiene interdental, no solo dirigida a eliminar los alimentos que quedan entre los dientes, sino que también a eliminar la placa bacteriana que queda adherida entre ellos.

La técnica del cepillado

La mejor técnica de cepillado es aquella que permite la eliminación completa de la placa en el menor tiempo posible, sin causar ninguna lesión a los tejidos. Se debe individualizar según las características de cada paciente, en base a sus necesidades.

En la técnica de cuidado dental existen 4 principios fundamentales, los cuales incluyen el tiempo, la destreza, el cumplimiento y sistemática y la higiene interproximal.

En la higiene dental, es más importante la duración del cepillado que la frecuencia con la que se realiza. Se ha visto que por lo general los pacientes tardan menos de 1 minuto en cepillarse, cuando lo ideal es que tarden por los menos 2.

Tenemos que tener en cuenta la posición e inclinación de cada diente. No nos debemos olvidar de la cara posterior de los dientes, tan importante como la anterior y la superficie de masticación. Es recomendable que pasen 15 minutos desde la ingesta de las principales comidas del día antes de cepillarse los dientes.

Como hemos dicho antes, cualquier cepillo dental, independientemente del método de cepillado utilizado no elimina de forma completa la placa interdental. El control de placa únicamente con el cepillado no es suficiente para controlar las enfermedades gingivales y periodontales.

La mayoría de enfermedades dentales y periodontales empiezan entre los dientes. Para ello, podemos utilizar diferentes métodos como el uso de la seda o hilo dental, aplicadores del hilo dental, cepillos interdentales o puntas de goma.

Por último, para acabar una higiene correcta debemos limpiar la lengua con el cepillo para conseguir eliminar las bacterias y conseguir un aliento más fresco.

Tanto la elección de un cepillo adecuado para tus necesidades como llevar a cabo un buen cepillado son imprescindibles para una buena salud bucodental.

Recuerda que en Achútegui Dental siempre podrás hacernos cualquier consulta sobre hábitos de higiene bucodental y resolveremos todas tus dudas sobre los posibles tratamientos que requieras de una manera profesional y personalizada.

También te pueden interesar: