Consejos para curar las aftas de la boca

curar aftas llagas

¿Quién de nosotros no ha sufrido con las molestas aftas de la boca? Estas pequeñas llagas dolorosas y tan comunes suelen aparecer constantemente a lo largo de nuestra vida, convirtiéndose en un fastidioso problema del cual quisiéramos salir rápidamente.

Estas, a diferencia del herpes, no brotan en los labios ni en la piel alrededor de ellos, sino que aparecen dentro de la mucosa bucal, en el área de los carrillos, la lengua, la base de las encías y el velo del paladar.

Pero, ¿qué exactamente son las aftas?

Las aftas son un tipo de ulceración que se manifiesta primero como unas pequeñas manchas inflamadas y rojas, estas dan paso a unas lesiones dolorosas de centro gris amarillento con un borde rojizo, las cuales con el paso de los días se van haciendo más grandes y dolorosas.

Estas lesiones suelen aparecer en varias partes de la boca dificultando, según el lugar en donde se presenten, la ingesta de alimentos, el habla y hasta la deglución de saliva. En ciertos casos pueden producir fiebre o inflamación de algún ganglio.

Las causas de su aparición son diversas, pueden salir después de un mordisco, un golpe o por una laceración con el cepillo dental. También suelen surgir debido a la fiebre, infecciones virales, estrés emocional, insolación y hasta por alergias a ciertos alimentos.

Existen factores que favorecen su recurrencia, como son las deficiencias de vitaminas y minerales, los cambios hormonales, como la menstruación o en el embarazo. Según ciertos estudios se cree que hay una relación con factores genéticos que favorecen su salida.

¿Cómo curar las aftas?

En realidad, las aftas cursan por un proceso autolimitado. En otras palabras, aparecen, aumentan de tamaño y se hacen más dolorosas, para luego ir disminuyendo tanto de tamaño como en la intensidad del dolor hasta desaparecer por sí mismas. Este proceso por lo general sucede en unas 2 semanas.

Generalmente no se indica tratamiento para desaparecerlas sino para aliviar el dolor. En este caso, se utilizan los enjuagues bucales, o lociones que contengan lidocaína  para el dolor o algún esteroide como dexametasona para disminuir la inflamación.

Existe en el mercado una diversa serie de productos que pueden ser indicados por un profesional, así como otros que son de venta libre. Entre los de venta libre suelen ser lociones, cremas o geles de uso tópico, que normalmente contienen componentes como la benzocaína, la fluocinonida o el peróxido de hidrógeno.

Sin embargo, estas se pueden tratar con remedios caseros como enjuagues preparados con agua hervida y sal o aplicaciones tópicas de bicarbonato o de leche de magnesia

Y para reducir las molestias se puede comer hielo o comidas frías, evitando los alimentos ásperos o duros de masticar, los ácidos como el limón, la piña o el tomate. Pero no dejes de consultar a un odontólogo si las aftas aparecen de forma recurrente.

Aunque lo ideal es seguir algunas medidas que aconsejamos desde tu clínica dental en Donosti para evitar su aparición, como mantener una buena higiene bucal, ingerir complementos vitamínicos y evitar comidas irritantes o picantes.

Piercing en la boca: Riesgos y Recomendaciones

¿Vas a ponerte un piercing en la boca? Te informamos de los riesgos que supone.

Antes de tomar la decisión de ponerte un piercing en la boca te explicamos las consecuencias que puede tener y los efectos negativos sobre tu salud.

Dependiendo de la ubicación pueden provocar la retención de comida y dificultar la limpieza bucal, con lo que aumenta la aparición  de bacterias que crecen y se reproducen,  provocando halitosis, inflamación, infección o sangrado.

Riesgos del piercing en la lengua

Como dentistas te informamos de los riesgos que puedes padecer si decides hacerte un piercing en la lengua:

  • Dolor e inflamación
    En muchos casos la lengua se inflama después de realizar el agujero .
  • Aumento de caries dentales
    El acúmlo de placa favorece la aparición de caries.
  • Fracturas dentales
    Es común encontrar dientes fracturados por el choque del piercing contra los mismos.
  • Infecciones
    La herida que se produce al colocar un piercing aumenta la probabilidad de infecciones en la boca.
  • Enfermedad periodontal
    El piercing puede dañar las encías provocando en algunos casos incluso  la caída del diente. Este daño es debido al acúmulo de placa bacteriana y sarro, además del trauma mecánico a causa del rozamiento del piercing sobre la encía.
  • Alergias
    El material del que está hecho el piercing puede provocar reacciones alérgicas que puedan desencadenar  problemas más graves.
  • Deformidad de la lengua y úlceras
  • Alteración del gusto (disgeusia ) y del habla
  • Dificultad para masticar y salivación excesiva ( hipersialia)
  • Ingestión involuntaria
    Se puede producir al soltarse el piercing. ¡Cuidado si va por la vía aérea!
  • Transmisión de enfermedades infecciosas
    Se debe acudir para su colocación a profesionales cualificados, para que se realice en centros que cumplan todas las medidas higiénico sanitarias necesarias y con técnicas adecuadas. Se pueden transmitir enfermedades como herpes, hepatitis B y C y VIH.
  • Riesgo de cáncer oral

Cuidar la limpieza

Si después de leer todas las posibles complicaciones sigues pensando en colocarte un piercing o si ya lo tenías, te recomendamos que cuides mucho tu higiene bucodental.
Debes mantener el piercing limpio, cepillándolo además de los dientes y la lengua, y utilizando un enjuague bucal antiséptico después de cada comida.
Evita consumir productos que puedan irritar la herida causada como alimentos picantes, tabaco, alcohol…

Recomendación para el piercing en la lengua

Nuestra recomendación es que si puedes evites colocarte un piercing en la boca y elijas otra zona del cuerpo con menos riesgos para tu salud.
En caso de hacerlo es importante que realices visitas regulares a tu dentista para que podamos prevenir y detectar cuanto antes estas posibles complicaciones.