¿Qué es un flemón dental y cómo podemos tratarlo desde la clínica?

flemon dental

¿Has padecido alguna vez molestas y dolorosas inflamaciones en las encías? Si es así, es posible que haya aparecido un flemón dental, el cual genera distintos síntomas y muchas veces no sabemos cómo tratarlo o curarlo.

Esta es una de las molestias bucales más frecuentes, la cual se puede generar como consecuencia de una infección bacteriana por una pieza dental dañada, por caries u otras patologías.

¿Quieres saber cómo tratarla de forma correcta? En nuestra clínica somos especialistas en el tratamiento de los flemones dentales y evitamos el avance de la afección para que no cause consecuencias graves en el paciente.

¿Qué causa un flemón dental?

Una de las principales causas de una infección dental de este tipo es la entrada de bacterias al interior de un diente, las cuales generan una infección que se acumula desde la raíz hasta el hueso que sostiene la pìeza dental. Una vez  que avanza la inflamación, se origina el pus o material infectado que finalmente se convierte en un absceso dental.

Nuestra experiencia nos permite asegurar que esta infección bacteriana se produce generalmente por caries no atendidas de  manera oportuna, así como por encías infectadas o por fracturas en alguna pieza dental, lo cual acelera la acumulación de bacterias.

Indistintamente de la causa de esta afección, nuestros especialistas dentales realizan un diagnóstico profundo para identificar la complejidad de la infección. Es así como aseguran al paciente un tratamiento adecuado que le permite obtener resultados exitosos.

¿Cuáles son los síntomas de un flemón dental?

Los síntomas característicos del flemón dental son los siguientes:

  • Dolor agudo si tocas el área e incluso en estado inmóvil.
  • Inflamación pronunciada de la zona afectada y del área externa.
  • Mayor sensibilidad con las comidas y bebidas.
  • Por lo general, esta sintomatología va acompañada de mal aliento y algunas veces fiebre, como consecuencia de la infección.

¿Cómo tratamos el flemón dental?

Una vez que el paciente afectado acude a la clínica, nuestro personal especializado en el área bucal realiza un análisis y las pruebas médicas precisas para diagnosticar de manera eficiente donde se produce el flemón dental. De esta manera, aplicaremos el tratamiento acertado para eliminar la infección.

Asimismo, dependiendo del grado de la inflamación indicamos antibióticos y antiinflamatorios. Además, recomendamos al paciente realizar el tratamiento de manera ininterrumpida para eliminar la infección por completo.

Después de que los síntomas hayan desaparecido, nos centramos en detectar la causa que produjo la infección, la cual puede haberse originado por caries, enfermedad periodontal o traumatismo en la pieza dental. Los tratamientos pueden ir desde una endodoncia hasta un curetaje dental. En algunos casos, se puede extraer el diente y se coloca una prótesis posteriormente.

Para prevenir el flemón dental, así como otras enfermedades bucales, te recomendamos cumplir con una higiene dental adecuada y acudir al dentista de manera periódica.

En nuestra clínica dental en San Sebastián no solo nos dedicamos a tratar las enfermedades dentales, sino también nos preocupamos para que el paciente mantenga una buena salud bucal.

4 sencillos tips para cuidar tu boca en 2019

Clínica Dental Achútegui Amara Donostia

Sencillos tips para cuidar tu boca en 2019

Este año, como siempre, hemos hecho nuestra lista de propósitos de año, la diferencia con años anteriores es que en esta ocasión el propósito general es cuidarnos más para estar mejor, ¿A que es un buen propósito?

Además de perder esos kilos de más, hacer ejercicio y mejorar nuestra alimentación, nos hemos propuesto cuidar más nuestra boca.

¿Qué vamos a hacer para conseguirlo? Pues muy fácil, vamos a seguir esas sencillas pautas que nos marca nuestro dentista y que a veces en nuestro día a día se van quedando en el olvido.

  1. Propósito: Conseguir y mantener unos buenos hábitos de higiene dental.

¿Cuántas veces deberíamos cepillarnos los dientes al día? ¿Cuánto tiempo deberíamos dedicar a ese cepillado? ¿qué instrumentos deberíamos emplear? Las claves son sencillas y todos las conocemos:

  • Cepillarnos 3 veces al día.
  • Emplear 2 minutos en cada cepillado, acordarnos también de la lengua, el paladar y las encías.
  • Utilizar hilo dental y un buen cepillo que cambiemos cada 3 meses.
  1. Propósito: Acordarnos de los consejos que nos da nuestro dentista sobre alimentación:
  • Prescindir definitivamente de alcohol y tabaco.
  • Mucho cuidado con el azúcar (ya nos hemos zampado todo el turrón posible).
  • Incluir en nuestra dieta alimentos que nos ayudan a mantener una boca sana como las manzanas, las fresas, los productos lácteos…
  1. Propósito: Apuntar en nuestra agenda nuestras visitas al dentista. Poner fecha para esa revisión que sabemos que es conveniente hacer cada seis meses pero que todos los años se nos alarga hasta que tenemos un problema… Además vamos incluir en esta agenda al resto de los miembros de nuestra familia. ¡Este año vamos a hacer de la prevención un aliado de nuestra salud!
  1. Propósito: Este 2019 vamos a sonreír mucho y a presumir de nuestros dientes, y si no estamos contentos con ellos vamos a recurrir a nuestro dentista para que nos ayude a mejorar y a superar complejos.

¿Parece fácil verdad?

En la Clínica Dental Achútegui de Amara os ayudamos a cumplirlos.

¿Hablamos?

 

 

 

 

 

Alimentación y salud bucodental

Clínica Dental Achútegui Comida sana

Somos lo que comemos.

Esta frase tan rotunda explica muy bien la importancia de nuestra alimentación sobre nuestra salud. Mantener una alimentación equilibrada nos hace estar fuertes y sanos y nos permite tener una mayor calidad de vida.

En el ámbito concreto de la salud bucodental podemos identificar fácilmente algunos de los alimentos que hacen daño a nuestros dientes, pero… ¿sabemos cuales son beneficiosos? ¿Conocemos que productos nos pueden ayudar a tener una boca sana?

En el “Top Ten” de los alimentos beneficiosos para nuestra boca encontramos las manzanas, su poder exfoliante y limpiador nos ayuda a eliminar los restos de otras comidas que hayan podido quedar en nuestros dientes y encías. Junto a la manzana podemos encontrar con propiedades similares la zanahoria. Las fresas también son un buen aliado, estimulan la circulación sanguínea que ayuda a las encías a mantenerse sanas y fuertes.

Dentro de las hortalizas encontramos además el apio, que es un potente agente contra las manchas y nos ayuda a mantener nuestra dentadura más blanca.

Que los lácteos son fuente de calcio es un dato que a nadie se le escapa. Qué madre no ha dicho a sus hijos que se termine la leche para crecer más o tener los huesos más fuertes. Pues además, los lácteos evitan el mal aliento, ayudan a tener los dientes más blancos y protegen las encías.

Los frutos secos y su famoso Omega 3 también ejercen beneficios sobre nuestra salud bucodental. En este caso ayudan a prevenir las enfermedades de las encías, previniendo la aparición de caries y combatiendo el mal aliento.

Además de los frutos secos el pescado azul como el salmón es también una fuente importante de Omega 3.

Masticar durante un ratito verdura de hoja verde como las espinacas nos ayuda a mantener nuestra boca limpia ya que este tipo de hojas neutralizan los ácidos de la boca.

Incorporar algunos de estos alimentos a nuestra dieta diaria además de evitar el tabaco y el alcohol, los dulces, las bebidas gaseosas o los alimentos demasiado ácidos y sustituirlos por algunos de los mencionados antes nos ayudarán a conservar nuestros dientes y encías fuertes y sanos durante más tiempo.

En la Clinica Dental Achútegui de Amara, Donostia estamos encantadas de informaros sobre aspectos relacionados con vuestra salud bucodental.

 

Embarazo y salud Bucodental

embarazo y salud bucodental clinica dental achutegui dentista donostia san sebastian amara

El embarazo es una etapa de enormes cambios para una mujer. La mayoría de ellos obviamente, relacionados con la propia gestación, pero no debemos olvidar otros que también están ahí y a los que hay que prestar atención para evitar males futuros.

A menudo escuchamos a los ginecólogos decir que ”todo los cambios que una mujer sufre durante el embarazo entran dentro de lo normal” Con esta afirmación se refieren a que en el embarazo pasan muchas cosas y todas pueden definirse como propias de esa etapa.

En el ámbito de la salud bucodental son muchos los cambios que se dan en esta etapa. El aumento en la segregación de hormonas, la mayor presión sanguínea, etc., provocan a menudo sensación de acidez y mal sabor de la boca, encías inflamadas y con frecuentes sangrados, mal aliento… La acidez de los vómitos que afectan a muchas embarazadas durante los primeros meses puede dañar el esmalte y provocar una aumento en la aparición de caries.

Durante el embarazo la mayoría de las mujeres añaden con gusto una serie de pasos a su rutina diaria con el fin de cuidarse más y mejor, son frecuentes las cremas para las estrías, evitar determinados alimentos, descansar más, tomar suplementos vitamínicos…

Añadir a esta rutina de cuidados unos sencillos pasos dirigidos al cuidado de nuestra boca nos puede ayudar a pasar esta etapa sin mayores consecuencias.

  • Cepillarnos los dientes como mínimo dos veces al día. A ser posible con un cepillo de cerdas finas para no irritar las encías y presentado especial atención a la lengua.
  • Utilizar hilo dental para completar la limpieza y prevenir el sangrado de las encías.
  • Evitar consumir azúcar que provoca un aumento de la placa y produce ácidos que dañan el esmalte.
  • Llevar una dieta sana y equilibrada.
  • Acudir a nuestro dentista si nuestras encías están inflamadas o sangran para que evalúe nuestra situación y nos proponga un tratamiento en caso de ser necesario. Es aconsejable realizar una higiene dental cada 2-3 meses para barrer la placa bacteriana.

Es importante recalcar que durante el embarazo podemos y debemos acudir a nuestro dentista con normalidad, avisando siempre de nuestro estado. Entre el cuarto y el sexto mes de gestación es el momento ideal para realizar algún tratamiento no quirúrgico en caso de que fuera necesario. ¿Lo ideal? Visitar a nuestro dentista cuando vayamos a empezar a buscar un embarazo, en estos casos cobra más importancia si cabe la prevención.

¿Tienes dudas? En la Clínica Dental Achútegui de Amara, Donostia, estaremos encantadas de atenderte.

CLINICA DENTAL ACHÚTEGUI
Avda. de Madrid 32, Bajo
20011 Donostia / San Sebastián

contacto@achuteguidental.com

943 463 215
619 365 785

 

Solo tenemos una dentadura, ¿cómo cuidarla para que dure el máximo posible?

La importancia de la prevención es un mensaje que encontramos en nuestro día a día en todos los ámbitos de la vida, sobre todo en los relacionados con nuestra salud.

En el terreno de la salud dental, este mensaje cobra si cabe más importancia, ya que en nuestro caso, de lo eficaces y rigurosos que seamos en la prevención y el cuidado de nuestra salud buco dental va a depender en gran medida la evolución que ésta tenga a lo largo de los años.

Las profesionales que trabajamos en la Clínica Dental Achútegui de Amara, Donostia,  nos afanamos en insistir en este mensaje, pero ¿qué se entiende por prevención en el ámbito de la salud buco dental?

Prevención implica tomar una serie de medidas con el fin de evitar males futuros.

Cuando pensamos en estas medidas lo primero que nos viene a la cabeza es:

  • una buena higiene
  • cepillarse bien los dientes correctamente
  • usar hilo dental
  • visitar regulares al dentista
  • cambiar con frecuencia el cepillo de dientes (antes de que se desintegre por si solo).
  • Usa tus dientes para lo que están diseñados, no son abrebotellas ni cascanueces…

Pero además, deberíamos tener en cuenta otros factores que a primera vista no parecen tener una relación tan directa, pero que influyen y mucho en la salud de nuestra boca.

  • Mantener una alimentación variada y rica en fibra, fruta y verdura.
  • Evitar el consumo de alcohol y tabaco.
  • Proteger la dentadura en caso de practicar deportes de contacto.
  • Tener una buena higiene de sueño y descanso
  • Evitar el estrés que a menudo nos hace apretar los dientes de noche.
  • Etc…

Visitar a nuestro dentista con regularidad (es aconsejable una visita cada seis meses) y tener en cuenta estas sencillas pautas, puede hacer que nuestra boca se mantenga fuerte y sana durante mucho más tiempo. No debemos olvidar que solo tenemos una dentadura y que sería conveniente que nos durara toda la vida.

Si tienes cualquier duda en la Clínica Dental Achútegui de Amara, Donostia,  estamos para ayudarte.

CLINICA DENTAL ACHÚTEGUI
Avda. de Madrid 32, Bajo
20011 Donostia / San Sebastián

contacto@achuteguidental.com

943 463 215
619 365 785

 

 

 

 

 

 

Disfruta de una casa con sonrisas limpias

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

La diferencia entre los adultos y los niños, es la madurez para afrontar y llevar a cabo ciertos aspectos de la vida. Por eso mismo, es muy importante educarlos desde la diversión. Para eso, desde la Clínica Achútegui promovemos el entretenimiento para el cuidado bucal de los más pequeños. ¡Pégalo en tu frigorífico y disfruta de una casa con sonrisas limpias!

Sonrisas Limpias Clínica Dental Achútegui Odontopediatría[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column][vc_btn title=”Descarga” align=”left” i_icon_fontawesome=”fa fa-download” add_icon=”true” link=”url:https%3A%2F%2Fwww.achuteguidental.com%2Fwp-content%2Fuploads%2F2017%2F09%2FDisfruta-de-una-casa-con-sonrisas-limpias-Clinica-Dental-Achutegui-Donostia-San-Sebastian.pdf||target:%20_blank|”][/vc_column][/vc_row]

¿Afecta el agua del mar o de la piscina a nuestros dientes?

Clinica dental achutegui Afecta el agua de mar o de piscina a nuestros dientes Donostia

Se trata de una pregunta muy común, especialmente cuando se acerca la temporada de verano.

            La dentadura es una parte muy importante de las personas, pero no está únicamente para resultar atractivo. Los dientes son una parte importante dentro de la nutrición y la salud en general, ya que los dientes son los que permiten la correcta digestión. Por lo tanto, un adecuado cuidado dental es imprescindible.

            Existen factores que afectan a nuestros dientes sin que tengamos constancia de ello. Uno de esos factores son el agua de la playa o la piscina. Muchas veces nos preguntamos si esto realmente es un factor de riesgo para nuestra dentadura, y por fin tenemos la respuesta.

            Realmente no es un tema extremadamente grave siempre y cuando se tenga precaución. El agua salada del mar y el cloro de las piscinas puede llegar a producir erosiones en el esmalte siempre y cuando se pase varias horas al día dentro de estas superficies de agua salada o con cloro. Hablando de manera general, el tiempo que solemos pasar de media en las piscinas o en la playa, no permite que el esmalte dental se llegue a estropear.

            Teniendo esto en cuenta, los que más sufren este problema son los nadadores que pasan varias horas al día entrenando dentro del agua, casi siempre en piscinas. Son unos de los perfiles más afectados por el tiempo que pasan expuestos a los químicos que contienen las piscinas.

            Por otra parte, tampoco es recomendable enjuagarse la boca con agua del mar o agua salada, aunque sea un cicatrizante de heridas. Centrándonos en el agua de mar, no podemos llegar a conocer los elementos que se encuentran en esa agua, ya que puede llegar a estar contaminada por carbón o basura, entre otros. De todas formas, exponerse al agua salada del mar únicamente para darse un baño en la playa no tiene consecuencias perjudiciales.

            En definitiva, tanto el agua de mar como el agua de la piscina contienen elementos que pueden llegar a dañar nuestra salud bucodental siempre y cuando la exposición directa con ambas sea de un tiempo prolongado y de forma continua. De no ser así, no existe riesgo para nuestra dentadura.

 

Cuidados bucodentales en adultos mayores

La edad media de vida de la población ha aumentado y en las consultas odontológicas recibimos cada vez más número de pacientes adultos mayores. La atención dental de dichos pacientes es compleja, e implica una serie de adecuaciones en el manejo, pues son personas muchas veces, con una carga importante de problemas médicos. Normalmente son pacientes con patologías crónicas y muy medicados, con problemas bucales, económicos y sociales diferentes al resto de la población.

Tenemos que sensibilizar a la población y a los profesionales de la salud para que los mayores modifiquen la actitud respecto a la atención dental, influenciada por la época que han vivido y lograr así una mejora en la calidad de vida.

La situación bucodental de los adultos mayores es especial, aunque la tendencia es a usar menos dentaduras postizas, ya que se están manteniendo los dientes naturales por más tiempo, nos encontramos con gran parte de la población parcial o totalmente edéntula, es decir sin dientes, a los que hay que rehabilitar, no solo la estética sino también y más importante, la función masticatoria.

Las patologías que con frecuencia encontramos en nuestras consultas son:

Enfermedad periodontal, que es la afectación de los tejidos de sostén de los dientes y que si no se trata lleva a su pérdida.  Además esta enfermedad periodontal empeora otros problemas como la diabetes y las enfermedades cardiacas, digestivas y respiratorias.

Caries dental, que afecta sobretodo a las raíces de los dientes; erosiones, abrasiones dentales a veces tan grandes que destruyen las piezas dentales, convirtiéndolas en verdaderos filos de cuchillo.

Cáncer oral

-Disminución del grosor de la mucosa bucal, lo que la hace más proclive a sufrir infecciones, desgarros, precancer, o dolor en estas mucosas por la disminución de los estrógenos.

-Patología artrósica de las articulaciones (ATM) y osteoporosis.

La prevención es por lo tanto la clave para la salud oral de los adultos mayores y por lo tanto es necesario que el paciente acuda a la consulta de su dentista 2 veces al año, para higienizar su boca, teniendo en cuenta que suele ser normal la disminución de la  destreza con la edad. Un seguimiento y limpieza adecuados ayudan a eliminar los microorganismos que hay en la placa bacteriana y el sarro. Igualmente es necesario instruir en el cepillado diario y en la utilización de la seda dental, para evitar los problemas bucales y la halitosis o mal aliento, tan frecuente en los mayores.

Estas revisiones periódicas conllevan también la prescripción y la aplicación de fármacos como el flúor, que ayudan a evitar las caries y otros antisépticos orales para combatir la enfermedad periodontal.

Finalmente un seguimiento habitual por parte de su dentista ayuda a hacer diagnósticos precoces de las posibles afecciones bucodentales, detectándose  lesiones precancerosas o ya cancerosas en estadios precoces, muy fáciles de tratar. A este respecto es  importante saber que cualquier úlcera o mancha en boca que no desaparece en 15 días, debe ser examinada.

Los pacientes portadores de prótesis removibles deben tener sus dentaduras con unas dimensiones adecuadas y  bien adaptadas,  para evitar dolorosas lesiones en las encías. Estas prótesis deben ser adaptadas periódicamente, es decir, añadir el material correspondiente a la disminución paulatina del volumen de las encías, aprovechando estos ajustes para ver si existe infección por cándidas, situación esta tan frecuente en los portadores de prótesis.

Tal como se ha comentado es muy frecuente que por la pérdida de tejidos, las dentaduras removibles con su falta de ajuste, sean un martirio para nuestros pacientes.

Para terminar, apuntar que hoy en día tenemos el avance de la tecnología con los implantes. Sin entrar en materia, pues es un campo muy amplio, saber que con solo 2 implantes que fijen la prótesis podemos cambiar la calidad de vida de estas personas. Y que con 2 más ya podemos colocar una prótesis sin apoyar en las mucosas, evitando las temibles rozaduras. Saber también que dichas intervenciones son sencillas de realizar  y no suelen suponer un riesgo para los pacientes adultos mayores.

Fuente: Osasungiroa n.3 , 2012

¿Persona mayor? ¡Cuida tu dentadura con mimo!

Es habitual ver a personas preocupadas por su aspecto físico; el ejercicio o las dietas son el reflejo de la preocupación que existe por el bienestar personal. Pero hoy en día, se le da más importancia al aspecto físico que a cualquier otro. Muchas veces se olvida la función que tiene cada parte del cuerpo humano y se le da prioridad a la belleza antes que a la utilidad.

En este sentido, la dentadura es una de las grandes olvidadas cuando hablamos de cuidar nuestro cuerpo. Es habitual “arreglarse” los dientes para tener una dentadura bonita, pero no lo es tanto cuidárselos para tener una dentadura sana. La mayoría de la gente se preocupa por los dientes cuando estos empiezan a dar problemas.

Para evitar esos problemas, es muy importante cuidar al máximo nuestra higiene bucodental. Es importante hacerlo a lo largo de toda nuestra vida, pero sobre todo en la madurez, ya que es cuando los dientes están más debilitados.

El paso del tiempo se suele dejar ver en las dentaduras de las personas mayores. La necesidad de implantes, o incluso de dentadura postiza, es habitual. Por ello aquí van algunos consejos para cuidar los dientes lo mejor posible.

Dientes naturales:

  • Es primordial cepillarse los dientes, por lo menos, dos veces al día. Lo más adecuado sería cepillárselos después de cada comida. Es indispensable que la limpieza sea concienzuda. Se debe actuar en cada rincón y en cada recoveco de nuestra dentadura, utilizando un mínimo de cuatro minutos en cada sesión.
  • Es recomendable cambiar de cepillo de dientes cada tres o cuatro meses. El continuo uso del cepillo puede desgastar las cerdas haciendo que pierda efectividad y arañe nuestros dientes.
  • Utiliza hilo dental una vez al día. El hilo ayuda a limpiar los huecos a los que las cerdas de nuestros cepillos no llegan. Si los huecos son grandes utiliza los cepillos interdentales.

Dentadura postiza:

  • Cepille la dentadura como haría con unos dientes naturales. En este caso se recomienda la limpieza con la prótesis fuera de la boca, para así poder limpiar también la parte superior de la dentadura.
  • Además hay que mantener la dentadura fuera de la boca por lo menos dos horas diarias. Lo más habitual suele ser hacerlo durante la noche. Se recomienda sumergir la dentadura en agua, y a ésta se le pueden añadir productos desinfectantes mínimo 3 veces por semana.
  • Al utilizar dentadura postiza, las encías pueden sufrir más, ya que el encajar y el desencajar la dentadura puede causar rozaduras. Es importante una limpieza blanda de las encías, es decir, una limpieza suave, sin grandes refrotes. De esta forma mantendremos unas encías saludables sin causar mayores daños.

Consejos generales:

  • El consumo de agua ayuda a la generación de saliva, y esto previene la caries.
  • Es recomendable visitar el dentista dos veces al año como mínimo. Las encías de las personas mayores suelen ser sensibles, y por lo tanto, conviene que un experto las revise cada poco tiempo.
  • Evite las costumbres alimenticias que no sean saludables. Deje el tabaco y no consuma demasiados azucares. Mantener este tipo de hábitos puede ser perjudicial no solo para los dientes, también para las encías, pudiendo producir infecciones y lesiones cancerígenas.

El peligro de morderse las uñas

Si no eres de los que se muerde las uñas continuamente, seguro que conoces a alguien que lo haga. ¿Quién no ha visto a alguien que se muerde las uñas por nervios, por miedo o por simple manía? Lo que la mayoría estas personas no saben es que ese hábito puede ser perjudicial para su salud.

La tan habitual manía de muchas personas puede ser mucho más perjudicial de lo que nos podemos imaginar. Y es que, además de problemas físicos, mordisquearse las uñas puede causar enfermedades y poner al descubierto problemas emocionales. Así que piénsatelo dos veces antes de morderte tus dedos. Conoce algunos de los peligros:

1. Bacterias

Si en nuestro cuerpo hay algún lugar ideal para el cumulo de bacterias, ese lugar es la uña. Piensa en todo lo que tocan tus manos; todo tipo de productos, de alimentos, de objetos… todos ellos pueden dejar en nuestras uñas restos, y por lo tanto bacterias.

Sin una adecuada higiene, es muy difícil eliminar estos gérmenes. La limpieza de las manos puede resultar no ser suficiente para sacar la roña acumulada en las extremidades de los dedos; los recovecos existentes hacen que esta sea una ardua tarea.

Al mordernos las uñas, todas esas bacterias y microbios pasan de nuestras uñas a la boca directamente. No hace falta decir que estos gérmenes pueden ser foco de enfermedades e infecciones que pueden poner en riesgo nuestra salud.

2. Infecciones

Las bacterias no solo se transmiten con el contacto bucal de las mismas. Las personas que están acostumbradas a morderse las uñas, también suelen mascar las pieles de alrededor. En muchas ocasiones, este mordisqueo causa pequeñas heridas y hemorragias.

El contacto de las bacterias con la sangre que puede surgir a través de estas incisiones puede ser, también, una vía para la contracción de enfermedades.

3. Deformaciones de los dedos

La práctica continuada de este hábito, puede causar deformaciones irreversibles en las uñas y en los dedos. El arrancarse continuadamente las uñas desde la base de estas, puede hacer que estas no vuelvan a crecer.

Pero además de ello, la falta de uñas hace crecer, en algunos casos, el dedo en la superficie que debería ocupar la uña. Esto, además de ser impedimento para que la uña crezca, puede resultar físicamente desagradable.

4. Problemas dentales

Las personas asiduas a morderse las uñas, tienden a tener unas uñas y dedos deformadas por tan mal hábito. Pero más allá de nuestras extremidades, la dentadura también se ve afectada en muchos casos.

El hábito de morder una de las partes más duras del cuerpo humano puede acarrear problemas dentales. Por una parte, el esmalte de los dientes sufre un desgaste, seguido de la dentina. Se produce un trauma oclusal , con la claudicación del diente o dientes afectados. Por otro lado, se  puede causar una deformación de la dentadura y al utilizar normalmente la misma parte de la dentadura para el mordisqueo, esta parte tiende a desplazarse.

5. Problemas emocionales

No hace falta decir que el mordisqueo suele tener, en muchas ocasiones, un propósito más allá de la pura manía. Ante circunstancias de nervios o de temor, se suele tender a este mordisqueo dejando al descubierto nuestros sentimientos.

El hecho de que las personas del entorno conozcan el estado de nerviosismo bajo el que se encuentra una persona, hacen que esta se altere todavía más. Se genera un bucle que hace que el estado de nerviosismo al que se enfrenta la persona incremente.

Por ello, es necesario controlar este impulso, y buscar algún método alternativo para la superación del estado de nerviosismo o angustia.

Trastornos del sueño afectan a la salud dental

Existe una clara relación entre los trastornos del sueño y la salud dental.

Se ha demostrado una relación entre bruxismo y apneas del sueño en gran porcentaje de pacientes.

Durante el sueño por la relajación de los músculos de la garganta se produce un estrechamiento de la vía aérea superior, llegando en algunos casos a cerrarse casi por completo, lo cual impide que el aire llegue correctamente a los pulmones y ocasiona que el cerebro no reciba suficiente oxígeno. Se suele manifestar mediante ronquidos y apneas (interrupciones temporales de la respiración.)

Tras una apnea se produce un súbito despertar para recuperar la respiración, acompañada de un ronquido, y un apretamiento dental, impidiendo a la persona realizar un sueño profundo y reparador. El cerebro no deja entrar en sueño profundo como mecanismo de supervivencia. Debido a esto, las personas afectadas manifiestan cansancio y somnolencia durante el día.

Hay ciertos factores que favorecen la apnea y el ronquido como la obesidad, la edad, factores genéticos, consumo de alcohol y tabaco, la postura, factores anatómicos como tamaño de la lengua, anatomía de cuello, paladar y maxilar, obstrucción nasal,…

Normalmente, las personas afectadas no son conscientes del trastorno, siendo sus familiares quienes lo advierten .

Síntomas de la Apnea

Los principales síntomas de la apnea son:

  • Ronquido habitual
  • Apneas observadas
  • Somnolencia diurna y/o cansancio (sensación de no haber dormido bien)
  • Hipertensión arterial
  • Episodios cerebrovasculares y cardiovasculares, debido a la falta de oxigenación
  • Bruxismo o desgaste dental- Apretar fuertemente los dientes, desgastándolos.
  • Si de estos síntomas, hay 2, se debe acudir al médico.

Otros síntomas:

  • Despertarse a menudo durante la noche, e insomnio.
  • Dolores de cabeza matutinos, apatía, falta de memoria.
  • Irritabilidad, nerviosismo
  • Siniestrabilidad…..

Por lo tanto, el bruxismo puede ser por stress o ser un síntoma de apnea del sueño.

Cuando se descarta la apnea del sueño, el tratamiento consiste en la realización de una férula de descarga que evita que se desgasten los dientes y conseguimos una relajación de la musculatura.

Cuando el bruxismo se acompaña de apnea del sueño leve o moderada, realizamos un dispositivo de avance mandibular, que además de conseguir lo anteriormente mencionado, se produce un adelantamiento de la mandíbula que abre el espacio a nivel de la orofaringe (garganta).Esto evita las apneas así como los ronquidos con o sin apneas asociadas.

Es recomendable que en los pacientes bruxistas, o con desgastes dentales, se descarte la existencia de apneas del sueño.

Si usted se levanta cansado o con dolor de cabeza, si molesta con sus ronquidos a su pareja o a su vecino, si se pasa el día cansado o somnoliento, puede que usted  tenga apnea del sueño. Es un problema muy frecuente ya que lo padecen más de 2.500.000 de personas en España y muy poco diagnosticado y tratado.

En nuestra clínica ofrecemos al paciente la realización del diagnóstico mediante una poligrafía respiratoria con un pequeño y cómodo dispositivo que podrá llevar a casa  para su diagnostico. Dicho dispositivo nos mide la frecuencia respiratoria y ronquido, la frecuencia cardiaca y saturación de oxigeno en sangre y la postura que adoptamos durante el sueño, ya que muchas veces la apnea es postural.

En nuestra clínica ofrecemos al paciente un tratamiento sencillo, eficaz y sin efectos secundarios mediante la realización de un DAM (dispositivo de avance mandibular).

También te enseñaremos unas medidas higiénico-dietéticas para reducir las apneas como evitar la obesidad, la posición decúbito supina al dormir, consumo de tabaco y alcohol…

En los casos que se diagnostique un cuadro de apnea severa, nuestro consejo es remitir al paciente a una unidad del sueño.

El porqué los estomatólogos y odontólogos trabajamos en esta patología es obvio, ya que trabajamos en esta parte del cuerpo, tanto para poder sospechar de la existencia del problema, al estar relacionado con el desgaste dental, tamaño de la vía aérea, alteraciones anatómicas, obesidad, cuando nos refiere el paciente ronquidos , apneas, cansancio y/o somnolencia, hipertensión arterial. Por eso los dentistas, estomatólogos y odontólogos, somos los profesionales de la salud que en muchas ocasiones, detectamos los primeros esta patología. También, al ser el tratamiento un dispositivo intraoral, somos los profesionales que mejor podemos llevarlo a cabo. Consúltanos en nuestra clínica dental en Donosti.

Cómo cuidar de los dientes de nuestros bebés

dentista donostia

¿Sabes que es muy importante el cuidado de los dientes de nuestros bebés?

Asociar que los dientes de leche de nuestros hijos no necesitan de un cuidado porque “se van a caer” nos lleva a descuidar de la salud bucodental de nuestros bebés. Algo muy importante ya que existen evidencias científicas de que hay una asociación clara entre el cuidado de la boca en el periodo preescolar y la salud permanente  de nuestros dientes.

A partir de los 6 meses de edad pueden empezar  a aparecer los primeros dientes del bebé (los incisivos centrales, tanto los superiores como los inferiores) y es desde este momento que pueden desarrollar caries, suelen denominarse “la caries del biberón”. Puede llegar a ocurrir que las caries sean graves y no sea posible repararlas con lo que se debe extraer los dientes afectados.

La aparición de los incisivos laterales puede ser a partir de los 8-9 meses de edad y se pueden retrasar hasta que el bebé cumple 1 año. Los caninos o colmillos suelen aparecer entre los 15 y los 22 meses de edad. Los primeros molares entre los 13 a los 19 meses y los segundos molares de 23 a los 36 meses

Los niños que presentan caries en sus dientes de leche tienen más posibilidades de tener caries a los 12 años, por suerte está en nuestras manos prevenir que esto ocurra educando a nuestros pequeños en el cuidado de su boca desde una edad temprana.

¿Cómo podemos educar a nuestros hijos en el cuidado de su salud bucodental?

  • Desde 0 a 2 años

Con la aparición del primer diente de leche es aconsejable limpiarle con una gasa o toallita limpia y húmeda después de cada comida. En este periodo no debe utilizarse flúor.

  • Con 2 y 3 años

Con esta edad sí debemos usar pasta de dientes con flúor pero en una dosis muy baja, es suficiente con una cantidad menor a un  grano de arroz. Debemos tener cuidado de que no se trague sin querer alguna cantidad de la pata de dientes.

  • De 3 a 7 años

Debemos comenzar a crear una rutina de lavado diario y enseñar al niño a usar él mismo el cepillo de dientes y el hilo dental. Con estas edades es conveniente subir la dosis de flúor.

Evitar el azúcar                    

El consumo de azúcar y las bebidas azucaradas son los alimentos preferidos de las bacterias cariógenas. La caries es una enfermedad infecciosa producida por bacterias presentes en la boca y que se alimentan sobre todo de hidratos de carbono, y al metabolizarlos se producen ácidos que desmineralizan la superficie del diente. Una vez dentro del esmalte, su avance es imparable produciendo la caries dental.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), lleva varios años advirtiendo sobre los peligros del exceso de azúcar en la dieta de los niños y recomienda que la cantidad de azúcar diario no supere los 50 gramos y, sin embargo, 600 mililitros (menos de dos latas de refresco) contiene el equivalente a 13 cucharadas de azúcar, lo que supera ampliamente esa cantidad.

Debemos disminuir todo lo posible su consumo y evitar que no se realice entre las comidas ya que el tiempo que pasa entre cada cepillado es suficiente para que los ácidos actúen.

Primera visita al Dentista

Aunque no muestre síntomas de dolor o creamos que es muy pequeño se recomienda que su primera visita al dentista sea durante los 6 meses siguientes a la aparición del primer diente y siempre antes de que cumpla un año.

Debemos prepararle previamente para que la experiencia sea lo más positiva posible y darle confianza cada vez que acuda al dentista.

Es muy importante realizar una visita, al menos una vez al año para detectar signos de enfermedad bucodental.

En la consulta de la Clínica Dental Achútegui le ayudamos a que aprenda sobre la salud de sus dientes jugando 😉

Salud bucodental durante el embarazo

dentista-san-sebastian

¿Estás embarazada? Lo primero ¡enhorabuena!

Tienes que saber que es importante tener un cuidado especial de tus dientes y encías en este periodo; con el embarazo se producen una serie de cambios hormonales que aumentan el riesgo de padecer enfermedades periodontales, que a su vez pueden afectar al bebe en desarrollo.

Acudir al dentista durante el embarazo

Es muy importante que no dejes de acudir al dentista, ahora más que nunca es necesaria una buena higiene bucodental para prevenir la gingivitis, que incluye la remoción del sarro supra e infragingival, para mantener un ambiente oral sano. También deben tratarse las caries si las hubiese.

Los tratamientos más complejos esperaremos hasta después del parto para realizarlos.

Cuando vengas a nuestra consulta infórmanos de tu estado ya que podríamos necesitar alterar en algún caso el tratamiento a realizar.

Queremos cuidar de tu salud bucodental, por eso te informamos de los riesgos que se pueden presentar en tus dientes y encías, en relación a tu estado.

El mejor periodo para tratamientos dentales es el segundo trimestre de gestación

El mejor periodo para realizar los tratamientos dentales es el segundo trimestre de gestación, El primer trimestre es el periodo crítico de desarrollo de tu bebe, y en el trercer trimestre la posición de decúbito supino puede resultarte incomoda e incluso puede provocar mareos por bajada de tensión arterial por la compresión sobre  la vena cava.

Evitaremos las radiografías durante este periodo, pero en caso de ser necesarias, tendremos mucho cuidado en proteger tanto a ti como a tu bebe. Además la radiología digital que utilizamos en la Clínica Dental Achútegui tiene 10 veces menos radiación que los sistemas convencionales.

Durante el embarazo los cambios hormonales pueden hacernos padecer de xerostomía fisiológica (sequedad bucal). También, los cambios en la composición de la saliva pueden hacernos sufrir temporalmente de erosión y caries dentales.

Es muy frecuente durante el primer trimestre que se experimenten náuseas y vómitos.

Utiliza pasta fluorada para evitar las caries y un cepillo suave para evitar las nauseas y utiliza a diario un enjuague bucal, te asesoraremos para ayudarte a elegir.

Procura alimentarte de forma sana y equilibrada y evitando las comidas azucaradas ya que esto aumenta la probabilidad de desarrollar caries en los dientes.

En la Clínica Dental Achútegui te acompañaremos durante todo este periodo tan especial, ayudándote a sentirte lo más cómoda posible en nuestra consulta e informándote de todo lo que podemos hacer por ti.