Cepíllame, cepíllate | ¿Cómo prevenir las caries?

cepillame cepillate como prevenir las caries clinica dental achutegui dentista amara donostia san sebastian

La caries dental esa una de las principales preocupaciones de los padres en términos mundiales, ya que entre el 60% y el 90% de los niños tienen esta enfermedad que se caracteriza por la destrucción de los tejidos del diente. Durante años, se hablo de la relación genética, pero tras diversos estudios la realidad es otra. Esta enfermedad es uno de los problemas de salud más extendidos entre la población de todas las edades, por esto mismo, la preocupación para que los más pequeños no lo padezcan es considerable.

¿Cómo prevenir la caries?

Uno de los mayores culpables de la caries es el azúcar, por eso mismo es importante educar a los más pequeños en tener una dieta sana y no abusar de los contenidos azucarados. Es verdad, que a veces toda persona se toma un pequeño antojo, pero tras esas acciones es imprescindible una buena limpieza bucal para así mantener los dientes limpios.

Otro paso importante, es mantener una rutina de limpieza diaria, y con un mínimo 2 veces por día, ya que toda higiene empieza por unos hábitos adecuados. Para los niños, una de las claves es enseñarles desde pequeños estos hábitos; primero cepillándoles y luego dándoles la libertad de limpieza propia pero con un control diario. Aun así, es aconsejable acudir al dentista una vez al año para poder hacer una revisión y limpieza más concreta, aunque lo más recomendable es acudir cada 6 meses.

Por todo esto, los hábitos, tanto higiénicos como de alimentación, y las revisiones son la clave a la hora evitar la caries. Para los más pequeños, los padres son el ejemplo en todos los sentidos, por ello, estos deben de ser los encargados de llevar a cabo estos hábitos y revisiones bucales.

Nosotros somos los encargados de hacerte una limpieza concreta y precisa, por esto mismo, visítanos y trabajaremos para que tú y tu familia estéis dentro del 10% de la población que no tiene caries ¿Hablamos?

¿Afecta el agua del mar o de la piscina a nuestros dientes?

Clinica dental achutegui Afecta el agua de mar o de piscina a nuestros dientes Donostia

Se trata de una pregunta muy común, especialmente cuando se acerca la temporada de verano.

            La dentadura es una parte muy importante de las personas, pero no está únicamente para resultar atractivo. Los dientes son una parte importante dentro de la nutrición y la salud en general, ya que los dientes son los que permiten la correcta digestión. Por lo tanto, un adecuado cuidado dental es imprescindible.

            Existen factores que afectan a nuestros dientes sin que tengamos constancia de ello. Uno de esos factores son el agua de la playa o la piscina. Muchas veces nos preguntamos si esto realmente es un factor de riesgo para nuestra dentadura, y por fin tenemos la respuesta.

            Realmente no es un tema extremadamente grave siempre y cuando se tenga precaución. El agua salada del mar y el cloro de las piscinas puede llegar a producir erosiones en el esmalte siempre y cuando se pase varias horas al día dentro de estas superficies de agua salada o con cloro. Hablando de manera general, el tiempo que solemos pasar de media en las piscinas o en la playa, no permite que el esmalte dental se llegue a estropear.

            Teniendo esto en cuenta, los que más sufren este problema son los nadadores que pasan varias horas al día entrenando dentro del agua, casi siempre en piscinas. Son unos de los perfiles más afectados por el tiempo que pasan expuestos a los químicos que contienen las piscinas.

            Por otra parte, tampoco es recomendable enjuagarse la boca con agua del mar o agua salada, aunque sea un cicatrizante de heridas. Centrándonos en el agua de mar, no podemos llegar a conocer los elementos que se encuentran en esa agua, ya que puede llegar a estar contaminada por carbón o basura, entre otros. De todas formas, exponerse al agua salada del mar únicamente para darse un baño en la playa no tiene consecuencias perjudiciales.

            En definitiva, tanto el agua de mar como el agua de la piscina contienen elementos que pueden llegar a dañar nuestra salud bucodental siempre y cuando la exposición directa con ambas sea de un tiempo prolongado y de forma continua. De no ser así, no existe riesgo para nuestra dentadura.

 

Todo lo que debes saber sobre el chupete y chuparse el dedo

Desde que nacemos, todos tenemos hábitos y prácticas inherentes a cada uno. Ya sea por motivos fisiológicos o por simple manía, hay gestos que no podemos evitar. Al nacer, todos los bebes adquieren costumbres que realizan de manera inconsciente. Uno de esos hábitos, importante para el desarrollo del niño, es el de llevarse a la boca todo lo que pueden. Es una forma de conocimiento.

El chupete es un método utilizado frecuentemente  por los padres con intención de saciar esas ansias de llevarse algo a la boca. Pero también, es un método que causa ciertas reticencias entre algunos  padres, y que optan por dejar que sus recién nacidos se chupen el dedo como método alternativo.

Pero… ¿Qué debo saber sobre cada método?

Algunos padres creen que chuparse el dedo es el mejor de los métodos, ya que es un hábito “natural”. Y aunque esa idea no deja de ser cierta, también es cierto que este método tiene ciertas desventajas.

La curiosidad de los bebés hace que estos sean propensos a tocarlo todo. Las manos de las niñas y de los niños suelen tocar todo tipo de elementos y superficies, muchas de ellas sucias. Esa suciedad suele acumularse en la uñas y en los dedos; y esto supone que esa suciedad pase a la boca de los bebes al chuparse el dedo.

Por otra parte, es más difícil dejar de chuparse el dedo que dejar el hábito de chupar el chupete. Al ser un método “natural”, el bebé considerará esa práctica como algo suyo. Deshacerse del chupete puede resultar dificultoso, pero tras un proceso de adaptación, el bebé aprenderá a vivir sin él. En cambio, es mucho más complicado si se trata del dedo, ya que al utilizar una parte de su cuerpo, es mucho más difícil controlar sus movimientos y actitudes. Esto puede acarrear un problema a lo largo del proceso del crecimiento de la persona, tanto física, porque el paladar y el dedo se deforman, como psicológicamente, por la inseguridad y dependencia que se crean. Además de problemas fonéticos y de pronunciación.

Chuparse el dedo también puede derivar en la costumbre de morderse las uñas, con todos los inconvenientes que esto acarrea.

Otros padres prefieren el uso del chupete. Este es más fácil, llegado su momento, de  retirar al bebe.

Los expertos recomiendan limitar el uso del chupete ya que puede interferir en la lactancia. EL bebé se puede acostumbrar a  succionar de una determinada manera.

El uso del chupete, por otra parte, supone el tener que mantener una higiene más cuidadosa. Antes de cada uso conviene limpiarlo, ya que gérmenes y bacterias han podido acumularse mientras el bebé no hacía uso de él.

Los chupetes estén diseñados para garantizar una seguridad óptima, pero ha habido algún raro caso en los que la parte de plástico del chupete se ha desprendido causando situaciones de riesgo.

El uso prolongado en el tiempo del chupete puede causar de igual manera que el hábito de chuparse el dedo, trastornos tanto psicológicos como en el desarrollo del  paladar.

 

 

 

¿Tienes a menudo herpes en los labios?

Los herpes labiales también conocidos como “calenturas” o “pupas labiales” son, hoy en día, algo muy común. Son lesiones vesiculares (parecido a las ampollas) de contenido líquido en la que se produce una erosión o ulceración de la mucosa.

Se localiza más frecuentemente en el labio inferior, en el borde externo. Normalmente nos damos cuenta de su erupción porque solemos tener una sensación de hormigueo o quemazón días antes. Empieza por una mancha roja caliente sobre lo que aparecen unas ampollitas, que se ulceran, se resecan y se cubren con una costra.

PERO, ¿QUÉ LO PROVOCA?

El virus herpes es una de las infecciones víricas más frecuentes. La puerta de entrada del virus son las mucosas o alguna herida en la piel. Aquí se produce una infección inicial, la cual entra en estado de cronicidad que durará toda la vida. Puede quedar asintomático o sintomático con brotes de corta duración.

¿Y CUÁNDO APARECE?

Aunque, no todos los herpes tienen una misma causa desencadenante, hay algunos factores que sí que pueden ocasionar los brotes de herpes labial. Por ejemplo, el estrés, el cansancio, las emociones, infecciones agudas (gripe, neumonía…) insolación y todas las causas que producen una debilitación del sistema inmunitario. Normalmente, los herpes suelen durar alrededor de 7-10 días hasta que desaparecen.

¿CUÁL ES EL  TRATAMIENTO?

  • Administrar Aciclovir pomada tres veces al día.
  • Lavar las manos regularmente y no tocar la pupa.
  • Tratar de no humedecerse la zona del herpes con la saliva ya que ésta empeorará la ampolla.

¡Adolescentes ojo con las caries!

La caries dental es la enfermedad crónica más común entre los adolescentes según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC). Hay que tener en cuenta que los niños cuando son pequeños están a cargo de los padres que son los que se ocupan de acompañarlos al dentista. Sin embargo, en la adolescencia visitar rutinariamente a tu odontólogo se vuelve menos importante. Muchos jóvenes no reciben el cuidado necesario o la información que se requiere para llevar adelante una correcta higiene dental. Para ello, desde la Clínica Dental Achútegui queremos daros unos consejos básicos:

Es muy importante reducir el consumo de refrescos. Los adolescentes suelen consumir una gran cantidad de refrescos que tienen un alto contenido de azúcar y estos son los causantes de las caries. Además de los aditivos ácidos. Todos estos componentes pueden dañar severamente el esmalte dental. Otra buena medida es tomarlo usando una pajita, lo que reduciría el contacto con los dientes. Después de su consumo se recomienda enjuagar la boca con agua.

Si el adolescente practica algún deporte, sobre todo de contacto, es necesario usar protectores bucales para prevenir lesiones orales. Se registran al año alrededor de 200.000 lesiones en la boca y la mandíbula. Puede comprarse un protector hecho a medida por su dentista o comprado en una tienda. Se aconseja mantenerlo limpio, enjuagarlo frecuentemente, no compartirlo con tus compañeros y guardarlo en un lugar ventilado.

Los piercings en la lengua siguen siendo una moda entre los adolescentes. Este accesorio puede ser muy peligroso para la salud bucal. Las personas que usan piercing en la lengua se terminan astillando los dientes con el arete cuando se duerme, come, mastica o habla. En ocasiones se estropea el esmalte del diente, pero en los casos más severos se pueden provocar fracturas mucho más profundas. Las infecciones también aumentan con los piercings en la boca. La lengua puede inflamarse y, en algunos casos, puede infectarse e inflamarse pudiendo obstruir la respiración. Si el equipo de perforación no está limpio puede causar otras infecciones, como hepatitis por transmisión sanguínea.

Por lo tanto, hay que encontrar tiempo para los hábitos saludables. Los adolescentes pasan muchas horas fuera de casa, quedándose a comer en el instituto, realizando actividades extraescolares, trabajos de media jornada…etc. Siempre es bueno que lleven un cepillo de dientes de viaje en la mochila para mantener los buenos hábitos de limpieza dental.  También se puede recurrir a los chicles sin azúcar o a beber agua durante todo el día para eliminar las bacterias o los restos de comida de los dientes.

Al igual que los adultos, los adolescentes deben visitar al dentista al menos dos veces al año. Las consultas al dentista y las limpiezas regulares no sólo mantienen los dientes blancos y brillantes, sino que también pueden ayudar a detectar problemas menores antes de que empeoren.

Agur al chupete en Navidad

El chupete es uno de los objetos más valorados de los niños durante la primera parte de su infancia. Además de relacionarlo con un papel nutritivo, los bebés también lo utilizan para tranquilizarse y calmarse. Existe un gran debate en torno a este tema, algunos creen que el chupete puede afectar negativamente en la estructura de la boca y al crecimiento de los dientes. Lo cierto es que no existe ningún peligro, ya que el chupete ayuda en muchos aspectos al desarrollo de los maxilares del niño. Lo que si deben vigilar los padres es que los niños que no usan chupete no cojan otras costumbres como chuparse el dedo o morder otros objetos. Está demostrado que el chupeteo del dedo si produce graves modificaciones en el desarrollo de los dientes, creando graves problemas ortodóncicos. Además, las manos de los niños pueden estar en contacto con el suelo y no mantener una higiene bucodental correcta.

Normalmente, lo más complicado no suele ser que empiecen a usar chupete, sino quitárselo para siempre. Se recomienda quitar el chupete a los niños antes de cumplir los 3 años. Para ir quitando la costumbre de que esté siempre con el chupete en la boca o cerca de él, hay que intentar evitar una serie de hábitos como colgarle el chupete en la ropa para que no lo tenga siempre a su disposición o quitárselo cuando se haya dormido. Pero muchos os preguntaréis cómo podéis quitárselo, si se pasa las 24 horas del día con él. Los profesionales aconsejan quitárselo de manera radical, sin avisar, diciéndole al pequeño que el chupete “ya no está” y distrayéndole con algún juguete que le guste. Los tres o cuatro primeros días puede que sean duros y que el niño esté más casquetoso, pero en pocos días se le habrá olvidado.

Otra forma muy utilizada por los padres y que tiene muy buen resultado en los niños, es dejar el chupete a los Reyes Magos o al Olentzero en Navidad. Ya que se acerca el mes de diciembre, es conveniente que se le vaya diciendo al niño que va a tener que “despedirse del chupete en Gabonas” porque ya es mayor y sino los Reyes le van a traer regalos de niños pequeños. La víspera de Reyes se dejan los chupetes (es importante que se dejen todos) en la mesa junto al turrón para Melchor, Gaspar y Baltasar y el agua para los camellos. Parece absurdo pero este tipo de juegos con los niños funcionan y no será tan duro como quitárselo de un día para otro.

Da el paso con tu hij@ 🙂 🙂

Piercing en la boca: Riesgos y Recomendaciones

¿Vas a ponerte un piercing en la boca? Te informamos de los riesgos que supone.

Antes de tomar la decisión de ponerte un piercing en la boca te explicamos las consecuencias que puede tener y los efectos negativos sobre tu salud.

Dependiendo de la ubicación pueden provocar la retención de comida y dificultar la limpieza bucal, con lo que aumenta la aparición  de bacterias que crecen y se reproducen,  provocando halitosis, inflamación, infección o sangrado.

Como dentistas te informamos de los riesgos que puedes padecer si decides hacerte un piercing en la lengua:

-Dolor e inflamación

En muchos casos la lengua se inflama después de realizar el agujero .

-Aumento de caries dentales

El acúmlo de placa favorece la aparición de caries.

-Fracturas dentales

Es común encontrar dientes fracturados por el choque del piercing contra los mismos.

-Infecciones

La herida que se produce al colocar un piercing aumenta la probabilidad de infecciones en la boca.

-Enfermedad periodontal

El piercing puede dañar las encías provocando en algunos casos incluso  la caída del diente. Este daño es debido al acúmulo de placa bacteriana y sarro, además del trauma mecánico a causa del rozamiento del piercing sobre la encía.

-Alergias

 El material del que está hecho el piercing puede provocar reacciones alérgicas que puedan desencadenar  problemas más graves.

-Deformidad de la lengua y úlceras

-Alteración del gusto (disgeusia ) y del habla

-Dificultad para masticar y salivación excesiva ( hipersialia)

-Ingestión involuntaria

Se puede producir al soltarse el piercing. ¡Cuidado si va por la vía aérea!

-Transmisión de enfermedades infecciosas

Se debe acudir para su colocación a profesionales cualificados, para que se realice en centros que cumplan todas las medidas higiénico sanitarias necesarias y con técnicas adecuadas. Se pueden transmitir enfermedades como herpes, hepatitis B y C y VIH.

-Riesgo de cáncer oral

Cuidar la limpieza

Si después de leer todas las posibles complicaciones sigues pensando en colocarte un piercing o si ya lo tenías, te recomendamos que cuides mucho tu higiene bucodental.

Debes mantener el piercing limpio, cepillándolo además de los dientes y la lengua, y utilizando un enjuague bucal antiséptico después de cada comida.

Evita consumir productos que puedan irritar la herida causada como alimentos picantes, tabaco, alcohol…

Nuestra recomendación es que si puedes evites colocarte un piercing en la boca y elijas otra zona del cuerpo con menos riesgos para tu salud.

En caso de hacerlo es importante que realices visitas regulares a tu dentista para que podamos prevenir y detectar cuanto antes estas posibles complicaciones.

Trastornos del sueño afectan a la salud dental

Existe una clara relación entre los trastornos del sueño y la salud dental.

Se ha demostrado una relación entre bruxismo y apneas del sueño en gran porcentaje de pacientes.

Durante el sueño por la relajación de los músculos de la garganta se produce un estrechamiento de la vía aérea superior, llegando en algunos casos a cerrarse casi por completo, lo cual impide que el aire llegue correctamente a los pulmones y ocasiona que el cerebro no reciba suficiente oxígeno. Se suele manifestar mediante ronquidos y apneas (interrupciones temporales de la respiración.)

Tras una apnea se produce un súbito despertar para recuperar la respiración, acompañada de un ronquido, y un apretamiento dental, impidiendo a la persona realizar un sueño profundo y reparador. El cerebro no deja entrar en sueño profundo como mecanismo de supervivencia. Debido a esto, las personas afectadas manifiestan cansancio y somnolencia durante el día.

Hay ciertos factores que favorecen la apnea y el ronquido como la obesidad, la edad, factores genéticos, consumo de alcohol y tabaco, la postura, factores anatómicos como tamaño de la lengua, anatomía de cuello, paladar y maxilar, obstrucción nasal,…

Normalmente, las personas afectadas no son conscientes del trastorno, siendo sus familiares quienes lo advierten .

Los principales síntomas de la apnea son:

  • Ronquido habitual
  • Apneas observadas
  • Somnolencia diurna y/o cansancio (sensación de no haber dormido bien)
  • Hipertensión arterial
  • Episodios cerebrovasculares y cardiovasculares, debido a la falta de oxigenación
  • Bruxismo o desgaste dental- Apretar fuertemente los dientes, desgastándolos.
  • Si de estos síntomas, hay 2, se debe acudir al médico.

Otros síntomas:

  • Despertarse a menudo durante la noche, e insomnio.
  • Dolores de cabeza matutinos, apatía, falta de memoria.
  • Irritabilidad, nerviosismo
  • Siniestrabilidad…..

Por lo tanto, el bruxismo puede ser por stress o ser un síntoma de apnea del sueño.

Cuando se descarta la apnea del sueño, el tratamiento consiste en la realización de una férula de descarga que evita que se desgasten los dientes y conseguimos una relajación de la musculatura.

Cuando el bruxismo se acompaña de apnea del sueño leve o moderada, realizamos un dispositivo de avance mandibular, que además de conseguir lo anteriormente mencionado, se produce un adelantamiento de la mandíbula que abre el espacio a nivel de la orofaringe (garganta).Esto evita las apneas así como los ronquidos con o sin apneas asociadas.

Es recomendable que en los pacientes bruxistas, o con desgastes dentales, se descarte la existencia de apneas del sueño.

Si usted se levanta cansado o con dolor de cabeza, si molesta con sus ronquidos a su pareja o a su vecino, si se pasa el día cansado o somnoliento, puede que usted  tenga apnea del sueño. Es un problema muy frecuente ya que lo padecen más de 2.500.000 de personas en España y muy poco diagnosticado y tratado.

En nuestra clínica ofrecemos al paciente la realización del diagnóstico mediante una poligrafía respiratoria con un pequeño y cómodo dispositivo que podrá llevar a casa  para su diagnostico. Dicho dispositivo nos mide la frecuencia respiratoria y ronquido, la frecuencia cardiaca y saturación de oxigeno en sangre y la postura que adoptamos durante el sueño, ya que muchas veces la apnea es postural.

En nuestra clínica ofrecemos al paciente un tratamiento sencillo, eficaz y sin efectos secundarios mediante la realización de un DAM (dispositivo de avance mandibular).

También te enseñaremos unas medidas higiénico-dietéticas para reducir las apneas como evitar la obesidad, la posición decúbito supina al dormir, consumo de tabaco y alcohol…

En los casos que se diagnostique un cuadro de apnea severa, nuestro consejo es remitir al paciente a una unidad del sueño.

El porqué los estomatólogos y odontólogos trabajamos en esta patología es obvio, ya que trabajamos en esta parte del cuerpo, tanto para poder sospechar de la existencia del problema, al estar relacionado con el desgaste dental, tamaño de la vía aérea, alteraciones anatómicas, obesidad, cuando nos refiere el paciente ronquidos , apneas, cansancio y/o somnolencia, hipertensión arterial. Por eso los dentistas, estomatólogos y odontólogos, somos los profesionales de la salud que en muchas ocasiones, detectamos los primeros esta patología. También, al ser el tratamiento un dispositivo intraoral, somos los profesionales que mejor podemos llevarlo a cabo.

10 Consejos que puedes seguir de tu dentista para el cuidado de tu salud bucodental

dentista donostia

1. Cepíllate los dientes por lo menos 2 veces al día.

Dedícale el tiempo suficiente y presta atención a las encías. Acuérdate de cepillar la lengua de atrás hacia adelante para eliminar las bacterias. En el siguiente vídeo te explicamos la técnica de higiene bucal con el cepillo manual:

Puedes ver aquí más vídeos de técnicas de higiene bucal.

2. Utiliza a diario el hilo o seda dental.

Combinado con el cepillado de dientes te ayudará a prevenir caries, halitosis y la inflamación y/o infección de las encías.

3. Cambia de cepillo de dientes cada 3 meses.

Durante este tiempo acumula bacterias entre sus cerdas. Además  el deterioro de las cerdas en la punta deteriora la superficie de los dientes.

4. Utiliza un enjuague bucal.

Nos ayudan a reducir la placa bacteriana y evitan infecciones.

5. Cuida tu alimentación.

Procura tener una dieta sana y equilibrada ya que lo que comemos influye en la salud de nuestra boca. Evita “picar” entre horas, sobre todo los dulces y azúcares. Limpia siempre tus dientes después de cada comida.

6. Evita el consumo de alcohol y tabaco.

Binomio asociado a la patología de nuestras encías.

7. Cuida la estética de tu boca.

Una boca sana es una boca bonita.

Además contamos con un completo conjunto de tratamientos como las carillas o facetas de porcelana, el blanqueamiento dental, las obturaciones estéticos,  las prótesis de porcelana, la cirugía mucogingival, etc.  Es nuestra especialidad en la Clínica Dental Achútegui y donde mejor demostramos nuestro saber hacer.

8. Vuelve a reponer los dientes perdidos.

Podemos sustituir los dientes dañados o perdidos gracias a los implantes dentales con los que podrás volver a sonreír, hablar y masticar como lo hacías con tus propios dientes.

9. Realiza una limpieza bucal por lo menos una vez al año.

Te ayudará a prevenir enfermedades periodontales y a eliminar manchas en tus dientes. Puedes combinarla con las técnicas de blanqueamiento dental.

10. No te olvides de sonreír todos los días.

Dicen que un día sin sonreír es un día perdido. Cuida el ritmo de vida de tu día a día, evita el stres, haz un poco de deporte y cuida tu alimentación, rodéate de gente positiva y lucha por tus sueños. Seguro que todos los días encuentras un motivo para sonreír.

¡Te esperamos en nuestra consulta!

dentista donostia