Skip to content

“Tenía pánico al dentista”

Inmaculada Iraola FB

Cada vez son más los que sufren dentofobia en nuestra sociedad. Estas personas tienen miedo al dentista y retardan la visita poniendo en riesgo su salud bucal. Los profesionales recomiendan dos visitas anuales a nuestro dentista de confianza para evitar problemas a medio y largo plazo.

Este es el caso de Inmaculada Iraola, que durante toda su vida le ha dado miedo acudir al dentista. Obviamente, entendía que la salud dental hay que cuidarla cada 6 meses y acudía pero el miedo y los nervios le hacían pasarlo fatal. “Yo tenía pánico al dentista, no quería ni oír hablar. Nerviosa los días previos a la cita y cuando llegaba, estaba tan tensa que creo que tenía hasta agujetas”, explicaba Inmaculada. No podía evitar el pensamiento pesimista que le invadía la mente cada vez que tenía que pisar una consulta. “Cuando tenía que hacerme algún tratamiento iba con la idea de que me iba a doler, me iban a hacer daño y me auto convencía de ello”, afirmaba.

Sin embargo, hace un año, acudió por primera vez a la Clínica Dental Achútegui para realizar un tratamiento recomendada por su dentista de toda la vida ya que él no realizaba este tipo de implantes. “Iba de los nervios porque este tratamiento sonaba a que podía ser muy doloroso. Pero el Equipo de la Clínica Dental Achútegui ha cambiado por completo mi perspectiva de los dentistas”. Inmaculada comentaba que la Doctora Achútegui “no podía haber sido más amable”, siempre explicándole de antemano cada paso que iban a dar con una paciencia admirable y transmitiéndole una tranquilidad total. “El primer día de tratamiento, cuando todavía mi mente me jugaba malas pasadas, tuvieron que parar porque me veían todavía nerviosa. Supieron gestionarlo y respetarlo en todo momento. Todo el equipo tiene una paciencia enorme”, decía. Pero lo que más destaca Inmaculada es “no sólo la calidad, pasión y excelencia de su trabajo sino la habilidad que tienen para empatizar con el paciente y ponerse en su lugar”. Se siente feliz y satisfecha con el resultado obtenido tras el tratamiento porque está más que perfecto “pero, sobre todo, con la excelencia y la calidad de los profesionales”, ensalza la paciente.

Hoy en día, puede decir que acude al dentista con serenidad. Inmaculada, que ha logrado hacer frente a esta fobia, nos da una serie de consejos para superarla:

  • Pide cita por la mañana, así evitaras pasar todo el día pensando en tu visita al dentista.
  • Utiliza alguna técnica de relajación durante el tratamiento.
  • Repítete que gracias a los avances en los instrumentos dentales el dolor es menor o incluso nulo.
  • Pídele al dentista que te explique detalladamente qué va a hacer y acuerda con él una señal para que interrumpa el tratamiento si lo crees necesario, eso te hará sentirte más seguro.
943 463 215